Descubre +400 PRODUCTOS con descuentos de hasta el 35% en "OFERTAS"


Cascos Medievales Funcionales

Cascos Medievales Funcionales

Yelmo, palabra de origen germánico «Helm». Elemento de la armadura que protege la cabeza y el rostro del guerrero. Tuvo su momento cumbre en la Baja Edad Media cuando llegaron a ser piezas importantes de la armadura medieval, posteriormente se siguieron utilizando en desfiles, paradas militares y torneos deportivos en pos de seguridad. Actualmente se fabrican para armaduras con fines ornamentales y decorativos; pese a que su función la siguen realizando cascos deportivos y para unidades anti disturbios.

El Casco : La mejor protección para la cabeza en el Medioevo.

La necesidad de proteger la cabeza es casi tan antigua como la propia guerra. Ya en bajorrelieves sumerios aparecen soldados formados en falange protegidos con cascos.

En la Edad del Bronce aparecen algunos de los mejores ejemplares de cascos, precursores del yelmo. Se han encontrado cascos con multitud de adornos como crines de caballo o forrados con dientes de jabalí; pero la inmensa mayoría, por no decir todos, dejaban el rostro al descubierto, incluso la coraza de Minos muestra un casco situado muy alto. Posteriormente apareció el yelmo tipo corintio (el más usado en el cine para representar a los guerreros griegos) con grandes carrilleras y protección nasal; fundido en una sola pieza (toda una proeza metalúrgica, según Fernando Quesada Sanz5​).

Esta tendencia a la protección de la cara desaparece en parte con el casco de las falanges macedónicas que no tenía protección nasal, sí carrilleras, además de una protuberancia hacia el frente (una buena reconstrucción de esta pieza se puede ver en la película Alejandro Magno de Oliver Stone). Incluso en los distintos descendientes del casco corintio empleados por las legiones romanas seguían mostrando grandes carrilleras, pero sin protección facial; aunque de mucha peor factura, al ser producidos en grandes cantidades y pagados por el estado, no por sus portadores como en el caso griego.

El Casco Funcional por Excelencia

Desde el s.X los documentos dan el nombre de yelmo a un casco caballeresco que, en las representaciones gráficas, aparece como una defensa cónica de la cabeza, que puede llevar una protección de orejas, y hasta de mejillas, y otra nasal. Una muestra de yelmo primitivo es el casco de San Venceslao, conservado en la catedral de Praga; llevan esta defensa los caballeros de los relieves de Santa María de Ripoll, los sellos de Ramón Berenguer IV de Barcelona, de su hijo el rey Alfonso y de Pedro el Católico.

En el s. XIII, se llamó yelmo a un casco cilíndrico, en forma de tonel, con la parte superior llana, que se sostenía sobre los hombros y cubría totalmente la cabeza, la cual en su interior podía moverse de derecha a izquierda; llevaba una ranura horizontal para permitir la visión y unos pequeños agujeros laterales para la ventilación y la percepción de voces y ruidos. Era tan pesado y agobiante que se usaba solo en el momento de la lucha, y los pocos que lo usaban se ponían otro casco militar interior. Con la llegada de la pólvora un casco con protección facial deja de tener sentido al no necesitar su portador protegerse de astillas procedentes de lanzas rotas, ni tampoco golpes, por armas ya en desuso.

De esta forma, en la Edad Moderna, tanto yelmos como las propias armaduras van reduciéndose de tamaño primero y adaptándose después; pero siguieron fabricándose para torneos entre nobles (como deporte no ya como entrenamiento para el combate).

En nuestra tienda, encontrarás un vasto catálogo de cascos desde 1mm aptos para decoración o LARP, hasta cascos medievales funcionales de 2mm aptos para combate y recreación histórica. Visitanos Hoy!

Filtros

Marca

Talla

En stock

Precio

0,00 € - 540,00 €
Descuentos especiales

Descuento 10% en Marto

-10% EN MARTO

Descuento 10% en Windlass

-10% EN WINDLASS

Las cookies nos ayudan a ofrecerte el 100% del funcionamiento de la web.

Acepta y dispondrás de todas las funciones de nuestra tienda.

Más información, haciendo clic AQUÍ.