Escudos Medievales Decoración 

por página

Ref. 2140-LOR

99,00 €
Disponible: Envío inmediato

Este escudo real inglés está hecho de chapa de 1,2 mm de espesor y está pintado a mano en el frente con tres leones heráldicos en el campo rojo púrpura. Tal escudo de armas fue utilizado entre 1198 y 1369 por muchos monarcas medievales ingleses, lleva dos agarres de cuero ajustables para su sujección.

Ref. 2201

35,82 €
Disponible: Envío inmediato

Mini escudo cuartelado Águila de Toledo. Material: Madera. Largura 29 cm. Anchura 21,5 cm.

Ref. 50661

129,58 €
Disponible: Envío inmediato

Escudo funcional redondo de madera y acero. La parte interior está forrada de tela y el mango de agarre es de acero. Diámetro 55 cm. grosor 1.4 cm. peso 3.2 kg.

Ref. 50658

109,61 €
Disponible: Envío inmediato

Escudo centurión romano de madera pintada y forrado en lino. Altura 123 cm.ancho 75 cm. peso 5.4 kg.

Ref. 2202-OF

32,23 € 35,82 € -10%
Disponible: Envío inmediato

Mini escudo Ricardo Corazón de León con leones rampantes en relieve,con ligeras imperfecciones o roces debido a producto proveniente de exposiciones, defectos de fabricación o transporte. No se aceptan devoluciones. Material: Madera. Largura 29 cm. Anchura 21,5 cm.

Ref. 2159

101,82 €
Envío 1 mes

Escudo decoración en metal Carlomagno, con flor de lis en relieve. Largura 69 cm. Anchura 45 cm.

Ref. 2158

101,82 €
Envío 1 mes

Escudo decoración en metal Ricardo Corazón de León, con leones rampantes en relieve. Largura 69 cm. Anchura 46 cm.

Ref. 2161

101,82 €
Envío 1 mes

Escudo decoración Carlos V con escudo Castilla León y flor de lis en relieve. Material: Metal. Largura 69 cm. Anchura 46 cm.

Ref. 2160

101,82 €
Envío 1 mes

Escudo decoración Caballeros de Jerusalem con cruz de Jerusalem y flor de lis. Material: Metal. Largura 69 cm. Anchura 46 cm

Ref. 2162

101,82 €
Envío 1 mes

Escudo Príncipe Negro con leones rampantes y flor de lis. Material: Metal. Largura 69 cm. Anchura 46 cm.

Ref. 2054

95,83 €
Envío 1 mes

Escudo cruzados con cruz templaria y flor de lis. Material: Metal. Largura 63 cm. Anchura 46 cm.

Ref. 2171

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo cuartelado Águila de Toledo. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 2172

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo cruz Caballeros de Jerusalem. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 2174

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo Caballeros Hospitalarios. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 2173

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo Carlomagno con motivos en relieve de metal. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 2169

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo cuartelado Príncipe Negro con motivos en relieve de metal. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 2168

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo Cruzados con cruz templaria y flor de lis. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 2053

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo Cid Castilla y León con motivos en relieve. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 2170

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo Ricardo Corazón de León con leones rampantes en relieve. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 3216

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo madera Barbarroja con motivos de metal en relieve. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 3217

135,76 €
Envío 1 mes

Escudo madera Braveheart con motivos de metal en relieve. Material: Madera. Largura 76 cm. Anchura 48 cm.

Ref. 2200

35,82 €
Envío 1 mes

Mini escudo Cruzados con cruz templaria y flor de lis . Material: Madera. Largura 29 cm. Anchura 21,5 cm.

Ref. 2199

35,82 €
Envío 1 mes

Mini escudo cuartelado Príncipe Negro con motivos en relieve de metal. Material: Madera. Largura 29 cm. Anchura 21,5 cm.

Ref. 2198

35,82 €
Envío 1 mes

Mini escudo Cruzados con sello templario y flor de lis . Material: Madera. Largura 29 cm. Anchura 21,5 cm.

Mostrando 1 - 24 de 66 elementos

Todo tipo de escudos medievales decorativos, romanos, celtas, vikingos, rodelas, scutum, broquel, adarga.

Conoce los escudos medievales, romanos y vikingos de Medieval Factory

La forma de los escudos medievales, su peso y la forma de sostenerlo dependía del estilo de lucha del poseedor. No han llegado piezas intactas, y tenemos que confiar en las representaciones artísticas, como el tapiz de Bayeux, para hacernos una idea en general sobre su aspecto y uso.

El escudo fue el primer equipo defensivo inventado por el hombre y permaneció durante milenios en la panoplia de los guerreros. Las últimas tropas en equiparse con escudo fueron, durante la invasión francesa de Rusia en 1812, los cosacos y la caballería nómada asiática alistada en el ejército del zar.

Evolución de los escudos medievales

En los albores de la Edad Media, el escudo era el armamento defensivo más popular y barato: su precio era sólo un tercio de un casco y una sexta parte de una cota de malla.

A efectos de combate, el escudo medieval contaba con el umbo, que podía ser empleado para golpear. El umbo es un hemisferio de metal colocado en el centro del escudo e integrado con el mango de sujeción.

Los guerreros francos portaban un escudo redondo de madera cóncava similar al hoplón griego. El escudo carolingio es en promedio más grande que los demás escudos altomedievales, con un diámetro entre 50 y 80 cm.

Durante el siglo X aparece un tipo de escudo, derivado del redondo, con forma de cometa, gota o almendra. Se cree un invento normando y lo empleaban sin distinción caballeros e infantes. El extremo inferior alargado permitía a los guerreros apoyarlo en el suelo y formar una pared.

Fue el escudo más popular hasta principios del siglo XIII. No cambió nunca el tamaño, forma y materiales de fabricación. Se empleó desde Polonia a España y desde Escandinavia a Italia, y durante las tres primeras cruzadas.

Hacia el final del siglo XII, el escudo adopta forma triangular. Infantería y caballería ya no comparten un escudo idéntico, pues la caballería utiliza una versión reducida.

También a finales del siglo XII, ciertas familias nobles comenzaron a usar blasones para enfatizar su estatus. El mejor lugar para pintar símbolos heráldicos era el escudo, con su superficie grande y visible. Esta práctica se popularizó, y pronto cualquier familia con cierto linaje exhibía sus escudos blasonados.

Llegado el siglo XV, la evolución de armas y armadura provocaron que el escudo dejara de emplearse en combate.